Fechas Patrias Venezolanas


Natalicio de Simón Bolívar y Día de la Armada

Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios y Blanco (24 de julio de 1783 - 17 de diciembre de 1830), fue la principal figura de la emancipación por parte de los territorios Andinos frente a la España colonizadora. Es conocido como "el hombre de las dificultades" y el Libertador.

Nació en Caracas el 24 de julio de 1783, hijo de Juan Vicente Bolívar y Ponte (Marqués de San Luis) y de María de la Concepción Palacios y Blanco (Marquesa de San Luis) , que formaban una familia mantuana.

Simón Bolívar recibió una excelente educación de sus tutores, especialmente Simón Rodríguez. Gracias a sus tutores, Bolívar conoció las obras del movimiento filosófico del siglo XVIII, en particular la Ilustración y también los de Grecia y Roma clásica.

A la edad de nueve años, el joven Bolívar perdió sus padres y quedo en cargo de su tío don Carlos Palacios. A la edad de quince, Palacios, para que continuara con su educación, lo envio a España en 1799 con su amigo Esteban Escobar.

Al hacer este viaje, se detuvo en la Ciudad de México, donde se encontró con el virrey de Nueva España, quien quedó alarmado cuando el joven Bolívar discutió con confianza acerca de la independencia americana. Llegó a Madrid en junio de ese año y se alojó con su tío Esteban Palacios.

En España, Bolívar conoció a María Teresa Rodríguez del Toro y Alayza, con quien se casó poco después en 1802. Poco después de volver a Venezuela, en 1803, María Teresa murió de fiebre amarilla.

Su muerte afectó grandemente a Bolívar, quien juró nunca casarse de nuevo. Promesa que mantuvo el resto de su vida.

Después de perder a su esposa, Bolívar regresó a España con su tutor y amigo Simón Rodríguez, en 1804. En Europa, presenció la proclamación de Napoleón Bonaparte como emperador francés y después asistió a la coronación de Napoleón como Rey de Italia en Milán.

Bolívar perdió el respeto por Napoleón, a quien consideró un traidor a las ideas republicanas. Pero es en Italia donde Bolívar haría su famoso juramento sobre el Monte Sacro de Roma de no descansar hasta que América fuera libre.

La lucha independentista

Bolívar regresó a Venezuela en 1807 después de una breve visita a los Estados Unidos. En 1808, Napoleón instaló a su hermano, José, como rey de España.

Esto instigó una gran revolución popular en España conocida como la Guerra Peninsular. En América, como en España, juntas regionales se formaron para luchar contra el nuevo rey. A diferencia de las juntas españolas, las juntas americanas lucharon contra el poder del rey, no sólo contra la persona de José Bonaparte.

Ese año, la junta de Caracas declaró su independencia de España y Bolívar fue enviado a Inglaterra con Andrés Bello y Luis López Méndez en una misión diplomática. Bolívar regresó a Venezuela y el 3 de junio de 1811 dio su discurso en favor de la independencia americana a la Sociedad Patriótica.

El 13 de agosto, fuerzas patriotas comandadas por Francisco de Miranda lograron una victoria en Valencia.

El 24 de julio de 1812 Miranda se rindió después de varios desastres militares. Los dirigentes revolucionarios lo entregaron entonces a las tropas españolas. Bolívar pronto tuvo que huir a Cartagena de Indias. Allí, escribió su famoso Manifiesto de Cartagena, en el cual expusó que Nueva Granada debería ayudar a liberar a Venezuela porque su causa era la misma y porque la libertad de Venezuela aseguraría la libertad de Nueva Granada. Bolívar recibió la asistencia de Nueva Granada y en 1813 invadió Venezuela. Entró a Mérida el 23 de mayo y fue proclamado Libertador por el pueblo.

El 8 de junio Bolívar proclamó la "guerra a muerte" en favor de la libertad. Declaraba su muy discutida "Españoles y canarios, contad con la muerte, aun siendo indiferentes, si no obráis activamente en obsequio de la libertad de Venezuela. Americanos, contad con la vida, aun cuando seáis culpables". Realmente esta declaración había sido una respuesta a las matanzas realizadas por las fuerzas que apoyaban el dominio español. Tomó Caracas el 6 de agosto y dos días después proclamó la segunda república venezolana.

Después de numerosas batallas, Bolívar tuvo que huir nuevamente y en 1815 tomó refugio en Jamaica, desde donde escribió su Carta de Jamaica. Ese mismo año Bolívar viajó a Haití y solicitó a su presidente, Alejandro Sabes Petión, ayudar a la causa hispanoamericana.

En 1817, con ayuda de Haití, Bolívar regreso al continente para continuar luchando.

La Batalla de Boyacá el 7 de agosto de 1819 resultó en una gran victoria para Bolívar y el ejército de la revolución. Ese año, Bolívar creó el Congreso de Angostura que fundó la Gran Colombia (una federación de las presentes repúblicas de Colombia, Venezuela, Panamá y Ecuador) la cual nombró a Bolívar presidente.

Durante los próximos años la oposición realista fue eliminada. Después de la victoria de Antonio José de Sucre sobre las fuerzas españolas en la Batalla de Pichincha el 24 de mayo de 1822 el norte de Sudamérica fue liberada. Con esa gran victoria Bolívar se preparó para marchar con su ejército y cruzar los Andes y liberar Perú.

El 26 de julio de 1822 Bolívar tuvo una conferencia con el General Don José de San Martín en Guayaquil para discutir la estrategia para la liberación de Perú. Nadie sabe qué ocurrió en la secreta reunión entre los dos héroes latinoamericanos, pero San Martín volvió a Argentina mientras Bolívar se preparó para la lucha contra el último bastión español en Sudamérica.

En 1823 Bolívar tomó comando de la invasión de Perú y en septiembre llegó a Lima con Sucre para planear el ataque.

El 6 de agosto de 1824 Bolívar y Sucre juntos derrotaron el ejército español en la Batalla de Junín.

El 9 de diciembre Sucre destrozó el último baluarte del ejército español en la Batalla de Ayacucho, eliminando el dominio español en Sudamérica.

El 6 de agosto de 1825 Sucre creó el Congreso del Alto Perú en el cual creó la República de Bolivia en honor de Bolívar. La Constitución de 1826, aunque nunca fue usada, fue escrita por Bolívar mismo. También en 1826 Bolívar convocó al Congreso de Panamá, la primera conferencia hemisférica.

Pero en 1827 debido a rivalidades personales entre los generales de la revolución, explotaron conflictos políticos que terminaron por destruir las perspectivas de una unión sudamericana por la cual Bolívar había luchado.

Creyendo que mediante su acción podría imponer el orden y mantener la unión de la Gran Colombia, Bolívar se declara a sí mismo dictador el 27 de agosto de 1828, mediante el Decreto Orgánico de la Dictadura y queda abolida la Vicepresidencia de la República.

El 25 de septiembre de 1828, en Bogotá, se llevó a cabo un atentado contra su vida, conocido como la "conspiración septembrina" , de la cual resultó ileso gracias a la ayuda de su compañera sentimental, Manuela Sáenz.

Bolívar inicialmente intentó perdonar a los que fueron considerados como conspiradores, miembros de la facción santanderista. Eventualmente se decidió someterlos a la justicia marcial, después de la cual debieron ser fusilados los acusados de ser los directos implicados, algunos sin que quedara plenamente establecida su responsabilidad.

El mismo Francisco de Paula Santander, quien había sabido con antelación de la conspiración y no se había opuesto directamente a ella por sus diferencias con Bolívar, partió al exilio.

Después de los hechos, Bolívar siguió gobernando en un ambiente enrarecido, acorralado por disputas fraccionales y sufriendo de tuberculosis. El Libertador Simón Bolívar renuncia al poder a mediados del año 1830 y luego muere el 17 de diciembre de 1830 en Colombia en la ciudad de Santa Marta, tras una penosa travesía desde Bogotá por el río Magdalena, al final de la cual pretendía partir hacia Europa.

Desde su lecho de muerte, un Bolívar gravamente enfermo clamó porque su muerte por lo menos permitiera que se consolidara la unión y desaparecieran los partidos. Poco después de su fallecimiento, la Gran Colombia, que estaba en degeneración debido a las disputas políticas internas que fragmentaron el orden constitucional, fue reconocida legalmente como disuelta en 1831 con el establecimiento de las tres repúblicas de Nueva Granada, Venezuela y Ecuador, que quedarían bajo el liderazgo e influencia del neogranadino Francisco de Paula Santander (al regresar del exilio), el venezolano José Antonio Páez y de Juan José Flores en Ecuador, respectivamente.

 


¡Visita también estos sitios interesantes!

Sitio alojado en Yaia.com