Fechas Patrias Salvadoreñas


Día de la Independencia

Bajo el influjo de la revolución norteamericana, el pueblo centroamericano sueña con liberarse del poder colonial. Los criollos de Centroamérica reivindican la independencia para librarse del control sobre el comercio del añil, ejercido por la metrópoli.

En 1.811, hubo levantamientos populares en San Salvador, San Pedro Grande, Santiago Nonualco, Usulután, Chalatenango y otros lugares. Los próceres Arce y Delgado, ante la imposibilidad de controlar al pueblo rebelde, aceptaron la represión aplicada por las autoridades coloniales.

El 24 de enero de 1.814, Pedro Pablo Castillo, segundo alcalde de San Salvador, dirige un levantamiento popular. La represión alcanzó a todos los alcaldes independentistas, que fueron encarcelados, y a los propios próceres, Arce, Celis y Juan Manuel Rodríguez, que tampoco esta vez apoyaron un levantamiento popular que no controlaban. Fueron liberados al jurar fidelidad al rey de España, y Pedro Pablo Castillo fue ahorcado.

La independencia de Centroamérica se proclamó en Guatemala el 15 de septiembre de 1.821.Como en tantas otras partes, a una u otra orilla del Atlántico, la libertad la consiguió el pueblo y la gozaron los pudientes. En el momento de la independencia los padres de la patria eran también sus dueños.

Tras la independencia, criollos y mestizos se dividieron en dos grupos, liberales y conservadores, apartando a los indígenas de cualquier discusión sobre el poder.

El 22 de noviembre de 1.824, se promulgó la Constitución de la
República Federal de Centroamérica, en un intento de mantener la región unida. El primer presidente de la Federación fue el salvadoreño Manuel José Arce, quien no logró convencer a liberales y conservadores de la conveniencia de la unidad de la región.

El líder de la unidad centroamericana fue, sin embargo, el hondureño Francisco Morazán, quien fuera elegido dos veces presidente de la Federación, en 1.830 y 1.835. Él realizó la primera reforma liberal en toda Centroamérica: otorgó la libertad de culto, promulga la ley de divorcio, convirtió los conventos en prisiones modelo y cuarteles, fomentó y democratizó la enseñanza y abolió los diezmos y primicias con que la Iglesia gravaba al pueblo.

Sin embargo, la República Federal, constituida por cincuenta estados, cada uno de los cuales se reservaba de forma autónoma los poderes legislativo, ejecutivo y judicial; era, en realidad, una asociación en la que las oligarquías criollas locales se reservaban el gobierno de sus provincias respectivas.

La Constitución, por otra parte elaborada por grupos absolutamente minoritarios, garantizaba un reparto de poder entre los caciques territoriales con el decidido propósito de asegurarse la capacidad de maniobra necesaria para controlar a su antojo los respectivos territorios según sus propios intereses.

Estos intereses privados carecían, sin embargo, de la profundidad o de la importancia nacional imprescindibles para perdurar mucho tiempo.

En 1.838 comenzó a manifestarse la quiebra del sistema como consecuencia de las tensiones entre sus componentes, tensiones que, finalmente desembocaron en la guerra civil.

El presidente Morazán, designado en 1.830, hizo cuanto pudo para mantener la unión, primero como Presidente Federal y, más tarde, como Presidente de El Salvador, hasta su fusilamiento en 1.842, pero sus esfuerzos fueron estériles.

La idea federativa, sin embargo, no murió del todo y sigue apareciendo en los discursos de muchos políticos, alimentando ideas como el Mercado Común Centroamericano.


Símbolos de El Salvador

Bandera

La Bandera es el máximo símbolo de cohesión patriótica en El Salvador. Ella recoge el anhelo de las más acendradas tradiciones liberarías y democráticas del pueblo salvadoreño y su fé en un destino superior, que se condensa en la leyenda: "DIOS, UNION, LIBERTAD". La bandera Nacional se compone de dos franjas horizontales, color azul, e interpuesta entre ellas otra franja blanca. Adoptada por decreto del Poder Legislativo el 17 de mayo de 1912la misma de la Federación Centroamericana, decretada por la Asamblea Nacional Constituyente, el 21 de agosto de 1823. Fue juramentada en el Campo de Marte el 15 de Septiembre del mismo año de 1912, al ser izada personalmente por el entonces presidente de la República, el doctor Manuel Enrique Araujo. El mismo origen de la bandera no es otro que la heroica lucha del pueblo salvadoreño recién consumada la Independencia, en contra de las huestes anexionistas del Imperio mexicano de Iturbide. El General Manuel José Arce, a quien se confió de mando de las Milicias salvadoreñas, propuso que los colores de la bandera nacional fueran el azul y el blanco, recordando -dicen algunos historiadores- la que presidió la epopeya de los próceres argentinos. Más tarde, restablecida la paz, el estro de nuestros intelectuales interpretó la admisión de estos colores en el pabellón nacional; el azul, como un trasunto de nuestro cielo, siempre límpido; y el blanco, como el anhelo de paz y concordia que ha caracterizado a la comunidad cuzcatleca. El lema que se lee en la franja blanca es concreción de los sentimientos de fe religiosa del pueblo en su Poder Superior, de sus ideales unitarios de restauración de la Patria centroamericana y de su amor por la causa de la libertad.

Escudo

El escudo de armas de El Salvador fue creado por el calígrafo Rafael Barraza Rodriguez, quién ganó un concurso en 1912. Los blasones representan la nacionalidad salvadoreña, los cinco volcanes, a cada una de las naciones centroamericanas, unidas por la misma base, esa base es el idioma, las creencias, que obligan a ser solidarios en caminar hacia el progreso; dos mares que bañan esos volcanes, son el océano Atlántico uno, y el Pacífico el otro, que encierran el espíritu de un pueblo en constante y solidaria comunión con las demás naciones libres. El gorro frígido sobre los volcanes, coronado de rayos luminosos, es el mismo símbolo de progreso inspirado en la fraternidad, la libertad y el compromiso de creer en la igualdad de los pueblos. El arco iris, representa la paz que debe reinar en todo el Istmo. Las cinco banderas en las que se conservan los colores de la enseña federal, representan la herencia de los próceres. El triángulo equilátero y los pabellones, que encierran todos esos elementos, simboliza el lema trinitario que significa la igualdad de todos, en deberes y derechos, en razón y costumbres, ideales y dignidad. Los laureles, son honra, gloria y triunfo, es decir, que todos, los catorce departamentos que conforman la República, deben afanarse por ser un pueblo, su fe, su armonía con sus semejantes y el regocijo y aprovechamiento de lo que vivir en una nación libre e independiente. Sobre la base que une los ramos, aparece la leyenda: ¨Dios, Unión, Libertad¨, que concreta la creencia en un poder superior que todo lo gobierna

Himno Nacional

El Himno Nacional de El Salvador, que se adoptó popularmente como la Canción Nacional, el 15 de septiembre de 1879, no tuvo reconocimiento oficial sino hasta hace diez años, como consecuencia de una ruidosa polémica de prensa que se suscitó por unas dudas al respecto, y después de la cual se demostró que el Himno Nacional reconocido oficialmente era otro. En efecto, el Himno fue compuesto y escrito por los artistas Juan Aberle, compositor italiano que llegó al país a fines del siglo pasado dirigiendo una Compañía de Opera y el General Juan José Cañas, inspirado poeta y militar distinguido que hizo armas en la Compañía Nacional contra los filibusteros, allá por el año de 1856. Lo compusieron por recomendación del Presidente Doctor Rafael Zaldívar y fue cantado por primera vez en el antiguo Palacio Nacional el 15 de septiembre de 1879, por los niños y jóvenes de las escuelas y colegios oficiales y particulares de la ciudad capital. Tres meses habían estado los escolares estudiando el Himno, de tal manera que cuando lo cantaron por primera vez, en aquella mañana de septiembre, la impresión fue magnífica. tanto el inspirado poeta, como el ilustre compositor, habían triunfado. Este no fue, sin embargo, el Primer Himno Nacional que tuvo El Salvador. El primero fue compuesto, entre septiembre y octubre de 1866, por el Doctor Tomas M. Muñoz, quien hizo la letra, y por el compositor don Rafael Orozco, a la sazón Director de la Banda Militar quien hizo la música. El Himno fue dedicado al Presidente de aquel entonces, Doctor Francisco Dueñas, quien lo declaró, con fecha 8 de octubre de aquel año, "Himno Nacional", siendo cantado y ejecutado oficialmente el 24 de enero de 1867, a la hora de la retreta, frente a la residencia oficial del mandatario. Pero este Himno, compuesto expresamente para adular a un gobernante, tuvo vida efímera y al dejar la presidencia el Doctor Dueñas, no se volvió a cantar ni a ejecutar en ninguna parte. Mas come se hacía necesario un canto patrio, fue así como el Presidente Zaldívar pidió a los artistas Aberle y Cañas que compusieran el canto patriótico que estaba. CORO Saludemos la patria orgullosos de hijos suyos podernos llamar; y juremos la vida animosos, sin descanso a su bien consagrar. I De la paz en la dicha suprema, siempre noble sono El Salvador; fue obtenerla su eterno problema, conservarla es su gloria mayor. Y con fe inquebrantable el camino del progreso se afana en seguir, por llenar su grandioso destino, conquistarse un feliz porvenir. Le protege una ferrea barrera contra el choque de ruin deslealtad, desde el dia que en su alta bandera con su sangre escribio: LIBERTAD!! II Libertad es su dogma, es su guia que mil veces logro defender; y otras tantas, de audaz tirania rechazar el odioso poder. Dolorosa y sangrienta es su historia, pero excelsa y brillante a la vez; manantial de legitima gloria, gran leccion de espartana altivez. No desmaya en su innata bravura, en cada hombre hay un heroe inmortal que sabra mantenerse a la altura de su antiguo valor proverbial. III Todos son abnegados, y fieles al prestigio del belico ardor con que siempre segaron laureles de la patria salvando el honor. Respetar los derechos extranos y apoyarse en la recta razon es para ella, sin torpes amanos su invariable, mas firme ambicion. Y en seguir esta linea se aferra dedicando su esfuerzo tenaz, en hacer cruda guerra a la guerra; su ventura se encuentra en la paz.

La Flor Nacional es la Flor de Izote. Es muy especial, ya que es originaria de la region de Mesoamérica, a la cual pertenecen los paises centroamericanos. Pertenece a la familia de los Liliáceos y a la orden de las Liliflorales.

 


¡Visita también estos sitios interesantes!

Sitio alojado en Yaia.com