Fechas Patrias de República Dominicana


Día de la Independencia Dominicana

El control económico cerrado que mantenía España con sus colonias fue lo que originó el comercio ilegal de las demás potencias europeas con los pueblos de América. Este hecho produjo en la isla el aumento del contrabando y éste a su vez, provocó que la parte occidental fuera despoblada o desvastada. Con el tratado de Ryswick en 1697, España toleró a Francia la ocupación de hecho de la parte occidental de la isla.

Nacen dos naciones compartiendo una misma isla, la parte occidental colonizada por los franceses, la parte oriental colonizada por los españoles. Este territorio fue objeto de posesión y disputa por parte de las potencias colonizadoras eurpoeas, de los siglos XVII y XVIII; disputas y ambiciones que dieron origen a la existencia de dos estados en una isla de apenas 77.000 km2.

La división de la isla, va a traer como consecuencia directa de la realidad misma de su división (Tratado de Aranjuez 1777), guerras constantes entre potencias colonialistas por el predominio o el control de la isla. Los enfrentamientos bélicos entre las potencias europeas, que tuvieron como escenario la propia Europa, van a incidir negativamente en la vida económica de los pueblos del Caribe y Santo Domingo no fue la excepción.

Como todo pueblo sometido, no escapó las vicisitudes que le impuso el momento histórico por el cual atravesa (Tratado de Basilea 1795). Contrabando, ataques de piratas, invasiones, crísis económica, dictaduras, golpes de estado, ocupaciones milititares extranjeras y guerras fratricidas, hasta llegar a lo que en la actualidad es la República Dominicana.

Toussaint Louverture invade en 1801 la parte oriental de la isla, a lo que Francia responde en 1802 enviando a Leclerc, cuñado de Napoleón, frente a una poderosa escuadra para reclamar el territorio. Los franceses gobiernan Santo Domingo por un período de seis años hasta ser expulsados por un grupo de dominicanos quienes bajo el mando de Juan Sánchez Ramírez reincorporan la parte oriental al dominio de España.

En 1822 tras 12 años de relativa tranquilidad, Santo Domingo es nuevamente invadida por los haitianos, y no es hasta 1844 cuando éstos serán derrotados por un grupo de patriotas dominicanos encabezados por Juan Pablo Duarte, quienes proclaman el Estado independiente de la República Dominicana. Diferencias internas impidieron el desarrollo de las instituciones gubernamentales y una nueva anexión a España (1861-1863), provocó la denominada Guerra de la Resturación y la vuelta a la República.

Juan Pablo Duarte (Santo Domingo, 26 de enero de 1813 – Caracas, 15 de julio de 1876). Junto a Francisco del Rosario Sánchez y Matías Ramón Mella, es uno de los padre de la patria de la República Dominicana.

Juan Pablo Duarte y Diez cuando la colonia española de Santo Domingo declaró la emancipación de la corona en 1821, tentó rápidamente a sus vecinos haitianos (Haití era una colonia francesa) a invadir, y proclamar la isla como "una e indivisible".

En los años que sobrevenían, el ultraje y el descontento de los habitantes del lado español de la isla incitaron a Duarte (el cual fue educado en Europa) y otros patriotas para establecer una sociedad disidente secreta llamaron La Trinitaria, que ayudó a minar el dominio haitiano en su lado de la isla. Todo esto, junto con la ayuda de muchos que desearon ser librados de los Haitianos y devolver la soberanía a España (y no crear una nación independiente), condujo a la proclamación de la independencia el 27 de febrero de 1844.

Duarte fue apoyado por muchos como candidato a la presidencia de la nueva república, pero las fuerzas que buscaban la soberanía española, conducidas por el General Pedro Santana, asumieron el control y Duarte fue forzado al exilio. Pronto, la República Dominicana, otra vez, dejó de existir.

No fue sino hasta 1865 que la bandera dominicana fue ondeada nuevamente, cuando los combatientes de la independencia decidieron volver a tomar su nación, en lo qué ahora se llama la Restauración de la república.

Duarte se mantuvo yendo y viniendo a la isla por muchos años; el rechazamiento y las acusaciones planteadas por muchos de los seguidores españoles restantes del gobierno, y también debido a su repugnancia hacia todas las reparticiones deshonestas que discutían los políticos que ahora comenzaron a gobernar la joven nación.

Juan Pablo Duarte murió solo y enfermo en Caracas, Venezuela, a la edad de 63 años. Su restos fueron transferido de nuevo a suelo dominicano en 1884, por el entonces presidente/dictator Ulises Heureaux, y le fue dado un entierro apropiado con los merecidos honores.

Su nacimiento es conmemorado cada de 26 enero por los Dominicanos.

 


¡Visita también estos sitios interesantes!

Sitio alojado en Yaia.com