Fechas Patrias Colombianas


Grito de Independencia

El Florero de Llorente es uno de los sucesos de la Historia de Colombia. Este motín, también es conocido como el Grito o La reyerta del 20 de Julio ocurrido en ese día de 1810. El nombre de este incidente se debe en realidad a la denegación de un préstamo de un florero, de parte del comerciante español José Gonzalez Llorente al señor Luis de Rubio, aprovechada por los hermanos Francisco y Antonio Morales.

Aunque si bien la independencia de Colombia (llamada en esa época Nuevo Reino de Granada), se condicionó por impulso de diversos factores externos e internos que acaecieron entre la mitad del Siglo XVIII y los comienzos del XIX. La verdadera motivación del proceso emancipador fue en realidad el equilibrio de derechos y garantías entre los Chapetones (españoles) y Criollos (descendientes de conquistadores y colonizadores españoles en América). Solo a partir de la Invasión napoleónica al territorio español salda el proceso de independencia en las colonias hispanoamericanas, al cual Colombia no fue ajena a la situación.

Solo a partir del Grito de Independencia de Quito (10 de agosto de 1809), se pone de manifiesto los temores españoles a la emancipación colonial, suceso que se haría influenciable en Santa Fe. También otros procesos revelaron la magnitud del conflicto con las autoridades coloniales como el celebre Memorial de Agravios, expuesto y escrito por Camilo Torres Tenorio ante la Junta Suprema de Cádiz (20 de noviembre de 1809). Mas aún, ya se gestaba la constitución de juntas a lo largo de Hispanoamérica como las de Buenos Aires, Santiago de Chile y Ciudad de México, a las cuales se unen las de carácter provincial como Cartagena de Indias (22 de mayo de 1810), Pamplona (3 de julio) y Socorro (10 de julio).

En cuanto a Santa Fe, ya se gestaba una conspiración para hacer constituir una junta suprema en la noche del 19 de julio, realizado a puertas del Observatorio Astronómico, para la cual, además de Torres, se hicieron presentes entre otros patriotas mas destacados como Francisco José de Caldas, José María Carbonell, Joaquín Camacho, Sinforoso Mutis y José Acevedo y Goméz.

En la mañana del 20 de julio, Joaquín Camacho se dirigió a la residencia del virrey Antonio Amar y Borbón, para solicitar respuesta acerca de una solicitud de la instauración de una junta de gobierno en Santa Fe, mas la negativa del propio virrey aunada a su arrogancia, hizo que se procediera a formar la reyerta con la excusa del préstamo de un florero.

Luis de Rubio, se dirigió de visita al negocio de José Gonzales Llorente para pedir prestado el mencionado objeto, con el fin de ser usado para la cena de visita para el comisario real Antonio de Villavicencio, pero de una vez se dio la negativa del préstamo en la actitud altanera del propio Llorente. Posteriormente, un grupo de criollos, entre los que se encontraba Francisco José de Caldas, realizaron una reverencia de sumisión al español, que fue recibido de forma acogida por Llorente.

Al instante, Antonio de Morales le increpó a Caldas por la Forma que trataba Llorente a los criollos con improperios, lo que provocó la respuesta turbulenta del pueblo, atacando a Llorente. El alcalde de Santa Fe, José Miguel Pey, intento calmar al pueblo sacando a Llorente, mientras José Maria Carbonell alentaba a los habitantes para que se unieran a la protesta.

Al final de la tarde las cosas se tranquilizaron, y se procedió a designar a los miembros de la Junta, a instancias de José Acevedo y Goméz (por lo que la historia lo llamaría después como El tribuno del Pueblo), pero la designación del virrey como presidente de la Junta, provocó la animadversión del pueblo.

Por último se intentó aplastar la manifestación popular a través del comandante español Juán Sámano, por lo que el propio Acevedo y Goméz advirtió al pueblo de declarar reo de lesa majestad, a cualquiera que se opusiera a la Junta recién constituida. Posteriormente se realizó la convocatoria de un cabildo abierto, para luego arrestar a los oidores y al virrey, que se haría efectiva para el día 21 y para el 26 de julio se procedió a declarar libre a la Junta del Consejo de Regencia.

Pese a la fidelidad al rey, demostrada en sus nobles intenciones y demandando de este, que reinase en la Nueva Granada o por medio de un representante elegido por voto libre, las cosas comenzaron de otra forma: la independencia de Cartagena de Indias (11 de noviembre de 1811) puso de manifiesto la falta de una forma de gobierno claro en el territorio granadino, degenerándose en la guerra entre centralistas y federalistas. Tal conflicto no solo dejo al país dividido en ambos bandos que fortalecían sus intereses sino que dejo abierta una amenaza externa que culminaría así en la posterior reconquista española de 1816.



¡Visita también estos sitios interesantes!

Sitio alojado en Yaia.com