Fechas Patrias Argentinas


Revolución de Mayo

El 25 de mayo de 1810 se constituyó en Buenos Aires la Primera Junta, cuyos miembros reemplazaron al virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros. Una serie de sucesos, conocidos como la Semana de Mayo, provocaron esta revolución que culminó, en 1816, con la Independencia de Argentina de la Corona española.

Con la llegada de una fragata inglesa a Montevideo, el 13 de mayo de 1810, se confirmaban los rumores que circulaban en Buenos Aires: las tropas de Napoleón Bonaparte habían invadido España y habían apresado y destituido al rey Fernando VII, siendo reemplazado éste por José Bonaparte (hermano de Napoleón). Esto significaba que el poder de la Corona se había trasladado al Consejo de Regencia, instalado en Cádiz, sitiada por tropas francesas. La disyuntiva era clara: si la autoridad de la que emanaba el poder del virrey había cesado, el poder quedaba vacante.

Viernes 18 de mayo

El virrey Cisneros intentó ocultar las noticias llegadas desde España. Sin embargo el rumor había corrido por toda la ciudad. Decidió entonces dar a conocer su versión de los hechos mediante una proclama, intentando calmar a los criollos. Pidió lealtad al rey español Fernando VII, pero ya era tarde: la agitación popular se hacía cada vez más intensa. Algunos criollos no se dejaron engañar y se reunieron en las casas de Nicolás Rodriguez Peña e Hipólito Vieytes. Durante estas sesiones secretas se tomó una decisión: nombrar una comisión representativa para que pidiera al virrey un Cabildo Abierto, es decir, una reunión extraordinaria. Allí se discutiría si Cisneros debía seguir gobernando.

Sábado 19 de mayo

Cisneros recibió a Juan José Castelli y Martín Rodríguez, quienes le formularon la petición. Lo urgieron para que la convocatoria fuera realizada al día siguiente. El virrey no se decidía ya que pensaba que un Cabildo Abierto podría resultar en su contra. Decidió que ganar tiempo era imprescindible, y citó a los jefes militares en su residencia de gobierno, el Fuerte, para saber si lo apoyarían.

Domingo 20 de mayo

Los jefes militares se presentaron en el Fuerte a últimas horas de la tarde. El criollo Cornelio Saavedra, jefe del Regimiento de Patricios e integrante de la Sociedad de los Siete, concurrió a la reunión. Cuando Cisneros reclamó una respuesta a su petición de apoyo, Saavedra respondió que debía renunciar, ya que la Junta que le nombró no existía. Sólamente defendió la posición de Cisneros el síndico procurador del Cabildo, Julián de Leiva.

Lunes 21 de mayo

A las 9 de la mañana, el Cabildo inició sus trabajos de rutina, pero se vieron interrumpidos por hombres y mujeres armados que ocuparon la Plaza de la Victoria, hoy Plaza de Mayo, y exigieron a gritos que se convocase a un Cabildo Abierto y se destituyese al virrey Cisneros. Entre los agitadores se destacaron Domingo French y Antonio Beruti. Cisneros, finalmente, firmó la autorización para la anhelada asamblea del día siguiente.

Martes 22 de mayo

El Cabildo Abierto se inició a las 12 del mediodia.Se imprimieron 600 invitaciones de las que se repartieron solo 450. La lista de invitados fue elaborada por el Cabildo teniendo en cuenta a los vecinos mas prominentes de la ciudad. Muchos no concurrieron por temor, siendo 251 los que se presentaron. El debate duró 4 horas, viéndose interrumpido por momentos de gran desorden. Hubo dos posiciones enfrentadas: la del obispo de Buenos Aires, Benito de Lué, que marcaba la necesidad de no hacer cambios, y la de Juan José Castelli, que sostenía que los pueblos americanos debían asumir la dirección de sus destinos hasta que cesara el impedimento de Fernando VII de regresar al trono.

Miércoles 23 de mayo

Luego de los discursos presentados el día anterior, el Cabildo se volvió a reunir para votar por la continuidad del virrey (solo o asociado) o por su destitución. El resultado de la votación (69 a favor y 155 en contra) resolvió que Cisneros debía cesar en el mando. Prevaleció finalmente la propuesta de Saavedra. Leiva sugirió que Cisneros fuera el presidente de la Junta que se iba a designar, y para ello confeccionó una lista de los futuros miembros. Los criollos Saavedra y Belgrano, integrantes de la lista, se presentaron en el Cabildo y se negaron a aceptar esa propuesta.

Jueves 24 de mayo

Reunido el Cabildo, vuelve a proponerse la formación de una Junta presidida por el ex virrey y con 4 vocales criollos. Dicha Junta se mantendría hasta la llegada de los diputados del resto del Virreinato. La Junta estaba formada por Cisneros, Saavedra, Juan N. de Solá, Castelli y José Santos de Incháurregui. El Cabildo aprobó la Junta pero no dieron la noticia al pueblo hasta conocer la opinión de las fuerzas militares. Éstos son convocados y la jura se produjo a las 3 de la tarde. Pero cuando la noticia fue dada a conocer, el pueblo volvió a agitarse. Opinaban que "lo de Cisneros presidente de la Junta es igual a Cisneros virrey". Con la tensión popular, Saavedra y Castelli renunciaron. A las 8 de la noche, los revolucionarios se reunieron en la casa de Rodriguez Peña y comenzaron a enviar emisarios que lograrían la renuncia de los otros miembros.

Viernes 25 de mayo

Durante la mañana, los cabildantes se reunieron dispuestos a rechazar las renuncias, aduciendo que la Junta no tenía facultades para negarse a ejercer un poder que el pueblo le había conferido. Pero dos hechos precipitaron la crisis: las milicias de Patricios, al mando de Saavedra, quitaron su apoyo a Cisneros y la presión del pueblo.

El Cabildo no tuvo otra alternativa que pedir la renuncia a Cisneros y disolver la Junta que presidía. Los patriotas aprovecharon para plantear que el pueblo debía asumir la autoridad. Así nació la Primera Junta de Gobierno.

 


¡Visita también estos sitios interesantes!

Sitio alojado en Yaia.com