Fechas Patrias Argentinas


Día del Veterano de Guerra
y de los Caídos en la Guerra de las Malvinas

El 22 de noviembre de 2000, el Poder Legislativo argentino sancionó la Ley Nº 25.370, por la cual se declara al día 2 de abril como Día del Veterano y de los Caídos en la guerra en Malvinas. Dicha ley se promulgaría finalmente el 15 de diciembre de ese mismo año.

El 2 de abril de 1982 las Fuerzas Armadas Argentinas desembarcaron en Puerto Argentino (Port Stanley) para iniciar la recuperación de las Islas Malvinas, ocupadas ilegítimamente por Inglaterra desde 1833. Esto desencadenó la Guerra de las Malvinas que se desarrolló desde ese día hasta la rendición argentina el día 10 de junio de 1982.

La Guerra de las Malvinas fue un conflicto armado entre Argentina y el Reino Unido ocurrido en las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur ocurrido entre el 19 de marzo y el 14 de junio de 1982 por la soberanía sobre esos archipiélagos australes dominados por Gran Bretaña y que la Argentina demanda como propios.

Su saldo final fue la reocupación de las Malvinas por el Reino Unido y la muerte de 746 soldados argentinos, 265 británicos y 3 civiles. En Argentina, la derrota en el conflicto precipitó la caída de la Junta militar que gobernaba el país tras el golpe de Estado de 1976, y la restauración de la democracia como forma de gobierno.

Desde la Guerra de las Malvinas, ninguna otra nación ha osado disputar a una gran potencia una posesión colonial. Desde este punto de vista, el conflicto contribuyó a un mayor grado de estabilidad internacional, pero también al reforzamiento de políticas neocoloniales que aspiran a modificar el statu quo por medios más sutiles.

La guerra empeoró aún más la situación económica argentina y significó un severo golpe para la moral del país, de lo que tardaría mucho en recuperarse. Leopoldo Galtieri cayó en desgracia y tuvo que renunciar a la Presidencia a los tres días de la derrota, siendo sustituido por Alfredo Óscar Saint-Jean. Pero la Junta Militar estaba herida de muerte. Un año y medio después el último milico entregaba el poder a Raúl Ricardo Alfonsín, primer presidente elegido democráticamente desde el golpe de estado de 1976. La democratización de Argentina fue, quizás, la única consecuencia política positiva de la Guerra de las Malvinas.

El sector de la sociedad que antes se había girado siempre a los militares para que enderezaran las cosas cuando éstas iban mal comenzó a pensar que éstos carecían en realidad de habilidades políticas, con lo que la mentalidad golpista fue disolviéndose en Argentina durante los siguientes años.

En el Reino Unido, la victoria sacó al gobierno de Margaret Thatcher del agujero en que se encontraba por sus duras políticas sociales de corte neoliberal y ganó las elecciones de 1982 con la más amplia mayoría que había tenido nunca un candidato desde 1935. Esto le permitió afrontar con mucha fuerza todos los conflictos con amplias capas de la población derivados de las políticas mencionadas que se produjeron en los años subsiguientes, y seguir en el poder hasta 1990, lo que consolidó la llamada involución conservadora en Occidente.

La Guerra de las Malvinas significó el final, en la práctica, del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), pues el más poderoso de sus componentes, Estados Unidos, decidió denunciarlo de facto para aliarse con la otra parte en el conflicto. También significó un fracaso para la ONU y para la diplomacia de numerosas naciones.

Por el contrario, la Guerra de las Malvinas reforzó la relación especial entre Estados Unidos y el Reino Unido, dando lugar a un atlantismo extremo que en tiempos recientes ha significado profundas divisiones en el proceso de construcción de la Unión Europea. No obstante ello, Estados Unidos votó en noviembre de 1982 a favor de una resolución de Naciones Unidas instando a las partes a renegociar el conflicto. Por su parte, el resto de países de la Unión Europea levantó las sanciones a Argentina en cuanto la guerra hubo terminado. Había más misiles y fragatas que vender.

En la actualidad, las relaciones entre Argentina y el Reino Unido pueden calificarse de excelentes. Hay un "paraguas" de silencio sobre la cuestión malvinense. En 1985 Londres concedió a los habitantes el derecho a la autodeterminación; teniendo en cuenta que éstos son y se sienten británicos en su inmensa mayoría, no parece que signifique gran cosa. En 1990 se restablecieron las relaciones diplomáticas entre ambos países. En 1999 desapareció del aeropuerto de Buenos Aires el cartel las Malvinas son nuestras. Hay de nuevo vuelos regulares entre Argentina y Port Stanley. En 2001, el Primer Ministro británico Tony Blair visitó oficialmente Argentina. Los archipiélagos siguen en las mismas manos que estaban el día anterior al inicio del conflicto. Las relaciones bilaterales son igualmente cordiales. Todo es normal. Dentro del paréntesis, más de mil hombres muertos.



¡Visita también estos sitios interesantes!

Sitio alojado en Yaia.com